DEBATE EDUCATIVO

30 marzo, 2009

DECÁLOGO PARA UN CENTRO EDUCATIVO DE ÉXITO.

Filed under: Tesis explicativas — felipemorales @ 1:15 pm

En nuestro entorno son constantes tres variables recurrentes que pretenden regenerar la educación:

1ª.- El deseo de todos los políticos que están en campaña de mejorarla como derecho fundamental que es.

2ª.- Buscar soluciones en modelos externos que han acreditado el éxito.

3ª.- Justificar la situación actual sin cambiar una sola de las premisas en las que se basa el sistema, recurriendo a múltiples normas y colectivos que impiden avanzar.

Según los últimos datos, estamos 2.2 puntos peor en el 2006 que en el 2002; hemos pasado de un 32.6 % de fracaso escolar a un 34.8 %. En los resultados por sexos, los chicos llegaron a un 42.8 % de fracaso escolar en el 2006, frente al 26.3 de las chicas.

¿Cómo mejorar realmente esta situación? Todos los estudios indican que los centros educativos y las Administraciones que quieran tener éxito deben poner en práctica. Al menos, las siguientes acciones:

1ª.- Contratar al mejor profesorado. En los centros, además, deberá existir un protocolo por el que se asegure que todos cumplimos con nuestras obligaciones. Corresponderá a la Jefatura de Estudios y a la Dirección garantizar que dicho protocolo se cumpla.

2ª.- Sacar lo mejor de cada docente, frente al modelo actual basado en un pacto implícito de no exigencia mutua, en todos los niveles: desde el alumnado hasta la Presidencia de Gobierno.

3ª.- Seguimiento estricto de todo el alumnado, partiendo de la base de que todos y cada uno de los chicos es igualmente importante.

4º.- Intervenir para corregir el proceso educativo de todo alumno que muestre síntomas de estar retrasándose en su formación. Esta intervención será, necesariamente, multi-direccional: curricular, pedagógica, familiar, emocional, etc.

5ª.- Dar mucha más importancia al trabajo fuera del aula, donde se disponga de espacios y tiempos en los que los equipos se planifiquen y se coordinen adecuadamente.

6ª.- Implicar al contexto socio-familiar e implicarse en él. No se puede seguir recurriendo a la familia, o a la sociedad en general, como justificación del fracaso y seguir, desde los centros educativos, viviendo de espaldas a ellas.

7ª.- Respaldar un auténtica estructura de apoyo a la enseñanza de calidad, frente a esta realidad desértica, con pequeños oasis que cada docente interesado mantiene por propia iniciativa personal.

8ª.- Evaluación permanente como vía de mejora, tanto de los resultados como del proceso educativo y de nuestra labor docente; por oposición a la actual situación en la que los centros educativos ni siquiera analizan en claustro los resultados académicos de cada evaluación.

9ª.- Prestigiar la labor docente, sus autoridad y su prestigio como requisito previo para realizar con éxito la difícil labor educativa y formativa que la sociedad exige a los centros educativos. En muchos sistemas de éxito, este aspecto se llega a convertir en una cuestión de honor, por lo que la labor docente es la meta de los mejores.

10ª.- Como consecuencia de todo, tener al profesorado bien pagado, acorde con los niveles de vida, con las exigencias y con las prestaciones que se ofrecen. En una sociedad en la que gran parte del reconocimiento social viene dado por la cantidad de dinero que muestres tener, los docentes estamos a la cola, no sólo frente al resto de la sociedad y de las familias, sino incluso frente al propio alumnado.

4 comentarios »

  1. Hola hay dos publicciones que pueden completar la información que brindás:

    http://www.lmi.ub.es/pontelaspilas/

    Un cálido saludo de Marisa

    Comentario por Marisa Conde — 30 marzo, 2009 @ 3:38 pm | Responder

  2. Muchas gracias, Marisa, por las aportaciones y por tus palabras. Cálido saludo también para ti.

    Comentario por felipemorales — 31 marzo, 2009 @ 9:38 am | Responder

  3. Saludos y felicitaciones por tan importante análisis, no todos tenemos las mismas ideas y de hecho no todos tenemos la misma disposición para el trabajo.
    No tan de acuerdo en la apreciación de su primer párrafo el de “contratar al mejor profesorado”, tenemos un buen profesorado, concordando con el punto 2ª , sacar lo mejor de cada docente, comprometido en un trabajo de convicción y no de justificación, de igual manera el Estado.

    No se puede hablar de una calidad educativa si no se tiene en cuenta la calidad humana, no se puede pedir una remuneración adecuada para el profesorado, mientras las familias no tengan como llenar la canasta básica.
    De nada servirá tener un profesor de calidad cuando se entregue a la enseñanza de alumnos mal nutridos, con problemas familiares, cuando a diario observan por la TV, la práctica de valores inadecuados.

    No es la economía la que prima en los profesores, es mas bien la falta de compromiso de honor como se menciona, ya se dieron en otros países, de incrementar el salario, infraestructura, y otros servicios, de las cuales no dieron o no dan resultado, de nada servirá el profesor que tenga un conocimiento tan alto cuando no tenga el corazón y espíritu de dedicación al servicio de la docencia, al servicio de educar y no transmitir meros conocimientos.

    Lo felicito por la página, solo así podremos dialogar para una mejor educación.

    Comentario por Antonio — 14 junio, 2009 @ 7:40 pm | Responder

  4. Hola Felipe Buen post

    Creo que tenemos que empezar a “repartir responsabilidades”; por ejemplo los políticos que hagan políticas educativas, digo educativas puesto que hoy lo que se premia en determinados entornos formativos es la “Investigación” no la “formación.

    Sin esta medida todo lo que se haga en otros entornos (centros, profesorado, tipo de formación,….) no triunfará. Lo mismo pasaría con, por ejemplo, los centros, tienen que tener una labor de seguimiento y deben “poner alarmas” para que salten cuando se cumplan ciertas situaciones, por ejemplo una asignatura con 5 alumnos que asisten a clase, tienen interés y sacan buenas notas en general y en esa asignatura suspenden los 5 (¿no tendría que saltar una alarma y el centro al menos hablar con el profesor y alumnos para ver que ha pasado?)

    Es como una silla, hace falta las cuatro patas, basta con que una esté rota para que la silla no sirva. Lo mismo para arreglar la educación, o empezamos a identificar las patas y arreglar cada uno la que le toque o seguramente nunca conseguiremos mejorar nada.

    Salu2

    Comentario por Angel Fidalgo — 3 noviembre, 2009 @ 12:03 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: