DEBATE EDUCATIVO

14 octubre, 2009

GOOGLE SE HACE MÁS INTELIGENTE Y MÁS ÚTIL.

Filed under: Recursos — felipemorales @ 2:48 pm

En la red social Twitter encuentro que skipz enlaza un blog que en un post de enero había explicado algunas nuevas prestaciones de Google que yo desconocía. Después de leerlo compruebo que varias de ellas tienen utilidad inmediata en el aula y que casi todas las que están disponibles aquí tienen utilidad personal.

Veamos unas pocas:

1.- La opción “En caché” que aparece al final de cada búsqueda permite a los usuarios de Google acceder a la última versión de la página web solicitada en caso de que ésta no estuviera dsiponible en ese momento, por problemas del servidor, por trabajos en la propia página, etc. Google guarda la última versión de la página visitada y la pone al servicio de la nueva búsqueda en caso de que en ese momento esté fuera de servicio.

2.- Si usted quiere saber qué tiempo hace en cualquier ciudad, sólo debe escribir en el cuadro de búsqueda “tiempo Las Palmas de Gran Canaria”, por ejemplo, y Google le ofrece la información deseada.

Tiempo

Tiempo

3.- Hemos de saber que la caja de búsqueda de Google también funciona como calculadora, para operaciones simples o de cierta complejidad. Para ello, ha de usar la siguiente simbología, entre otras:

+    Para la suma

–     Para la resta

*    Para multiplicación

/    Para la división

^   Para exponencial (x a la potencia de y)

sqrt    Para calcular la raíz cuadrada del número que sigue

ln        Logaritmo en base e

log     Logaritmo de base10

lg        Logaritmo en base 2

Logaritmo

Logaritmo


4.- Puede usar la caja de búsqueda de Google para convertir una cantidad de dinero en el valor que tienen en otras monedas. Por ejemplo, convertimos el valor de 10 euros en dólares.

Conversor

Conversor

5.- Se puede usar el cuadro de búsqueda de Google como conversor de diferentes unidades de medida: longitud, peso, grados, etc. En este ejemplo le hemos pedido que pase de kilómetros a centímetros, y lo ha hecho…

Cambio de medidas

Cambio de medidas

6.- Podríamos usar esta herramienta, Google, para definir un concepto; por ejemplo: blancura. Le damos la orden “define:blancura”, en este caso, y obtenemos el resultado.

Definición

Definición


7.- Si necesitamos el mapa de cualquier ciudad del mundo, entonces se lo solicitamos a Google y nos lo ofrece. Una vez que lo tenemos disponible podemos navegar por él en busca de la concreción que necesitemos. Aquí tenemos el ejemplo.

Mapa

Mapa

Éstas son algunas de las utilidades de Google, más allá del mero buscador al que todos estamos acostumbrados.

30 marzo, 2009

DECÁLOGO PARA UN CENTRO EDUCATIVO DE ÉXITO.

Filed under: Tesis explicativas — felipemorales @ 1:15 pm

En nuestro entorno son constantes tres variables recurrentes que pretenden regenerar la educación:

1ª.- El deseo de todos los políticos que están en campaña de mejorarla como derecho fundamental que es.

2ª.- Buscar soluciones en modelos externos que han acreditado el éxito.

3ª.- Justificar la situación actual sin cambiar una sola de las premisas en las que se basa el sistema, recurriendo a múltiples normas y colectivos que impiden avanzar.

Según los últimos datos, estamos 2.2 puntos peor en el 2006 que en el 2002; hemos pasado de un 32.6 % de fracaso escolar a un 34.8 %. En los resultados por sexos, los chicos llegaron a un 42.8 % de fracaso escolar en el 2006, frente al 26.3 de las chicas.

¿Cómo mejorar realmente esta situación? Todos los estudios indican que los centros educativos y las Administraciones que quieran tener éxito deben poner en práctica. Al menos, las siguientes acciones:

1ª.- Contratar al mejor profesorado. En los centros, además, deberá existir un protocolo por el que se asegure que todos cumplimos con nuestras obligaciones. Corresponderá a la Jefatura de Estudios y a la Dirección garantizar que dicho protocolo se cumpla.

2ª.- Sacar lo mejor de cada docente, frente al modelo actual basado en un pacto implícito de no exigencia mutua, en todos los niveles: desde el alumnado hasta la Presidencia de Gobierno.

3ª.- Seguimiento estricto de todo el alumnado, partiendo de la base de que todos y cada uno de los chicos es igualmente importante.

4º.- Intervenir para corregir el proceso educativo de todo alumno que muestre síntomas de estar retrasándose en su formación. Esta intervención será, necesariamente, multi-direccional: curricular, pedagógica, familiar, emocional, etc.

5ª.- Dar mucha más importancia al trabajo fuera del aula, donde se disponga de espacios y tiempos en los que los equipos se planifiquen y se coordinen adecuadamente.

6ª.- Implicar al contexto socio-familiar e implicarse en él. No se puede seguir recurriendo a la familia, o a la sociedad en general, como justificación del fracaso y seguir, desde los centros educativos, viviendo de espaldas a ellas.

7ª.- Respaldar un auténtica estructura de apoyo a la enseñanza de calidad, frente a esta realidad desértica, con pequeños oasis que cada docente interesado mantiene por propia iniciativa personal.

8ª.- Evaluación permanente como vía de mejora, tanto de los resultados como del proceso educativo y de nuestra labor docente; por oposición a la actual situación en la que los centros educativos ni siquiera analizan en claustro los resultados académicos de cada evaluación.

9ª.- Prestigiar la labor docente, sus autoridad y su prestigio como requisito previo para realizar con éxito la difícil labor educativa y formativa que la sociedad exige a los centros educativos. En muchos sistemas de éxito, este aspecto se llega a convertir en una cuestión de honor, por lo que la labor docente es la meta de los mejores.

10ª.- Como consecuencia de todo, tener al profesorado bien pagado, acorde con los niveles de vida, con las exigencias y con las prestaciones que se ofrecen. En una sociedad en la que gran parte del reconocimiento social viene dado por la cantidad de dinero que muestres tener, los docentes estamos a la cola, no sólo frente al resto de la sociedad y de las familias, sino incluso frente al propio alumnado.

23 marzo, 2009

¿Qué harías tú?

Filed under: Gestiòn escolar — felipemorales @ 1:50 pm

Una de las teorías más conocidas del viejo Aristóteles es aquella que creó para explicar el movimiento, según la cual hay dos tipos de ser: “ser en acto” y “ser en potencia”. Con “ser en acto” nos referimos a lo que somos en este instante, mientras que con “ser en potencia” hacemos referencia a una posibilidad que tenemos de ser algo diferentes de lo que somos. El paso de la potencia al acto explica el movimiento o cambio.

Todas las organizaciones inteligentes, las que aprenden, están permanentemente haciendo realidad sus potencialidades, explotado todas sus capacidades, adaptándose al contexto, mejorando sus prestaciones, esforzándose por estar presente en la sociedad y mantener una buena imagen, de eficacia…

Paradójicamente, las instituciones educativas son las menos inteligentes con las que nos podemos encontrar. Difícilmente admiten cambios y menos aún proponerlos; viven en la bipolaridad permanente: se muestran extremadamente conservadoras al mismo tiempo que alaban el avance del saber (por eso se muestran reacios a poner en práctica aquellos avances del saber que impliquen esfuerzo por su parte), los docentes predican lo que hay que hacer sin ser coherentes con ello (exigen que se actúe con un rigor y una disciplina que son incapaces de llevar a su práctica diaria), exigen una metodología que no admiten cuando la viven (van a clase con un discurso único, exigiendo que todo el alumnado se adapte a él, pero exigen atención individualizada cuando asiste esporádicamente a algún curso), etc.

Un ejemplo del “acto” que entiende que no hay que cambiar me lo recordó una amiga tutora de un grupo de cuarto de la ESO. Dos chicos de la clase se habían peleado en el Instituto por algo que se da con cierta frecuencia a estas edades: hay una chica en el horizonte. El centro toma una decisión disciplinaria/educativa y la pone en conocimiento de la familia. La madre de uno de ellos, que casualmente estaba libre de su trabajo las mañanas de esa semana, se presentó inmediatamente en el Centro. Pidió reunirse con la Jefatura de Estudios para afrontar el problema y les dijeron que no la podían atender, que debería hablar con “la comisión de convivencia” el jueves de la próxima semana. ¿Qué se hace en estos casos?

Mientras, pasan por delante recursos que ayudan a crear organizaciones inteligentes, como este Wiki “Web 2.0: Cool Tools for Schools”, o los que recoge Aulawiki21; y experiencias hechas realidad como la onceava edición de ZEMOS98. Son éstos los que tienen éxito, los que llevan al acto, continuamente, su potencialidad. ¿Qué es lo que falla en la institución escolar? ¿Es necesario un cambio de mentalidad? ¿Es imprescindible renovar los equipos? ¿Qué haría Google?

1 febrero, 2009

DISEÑANDO LA DIRECCIÓN ESCOLAR.

Filed under: Dirección escolar — felipemorales @ 7:17 pm
Tags:

El docente en un estilo de dirección escolar

El docente en un estilo de dirección escolar

Recientemente “twiteaba” juanjomunoz: Acabo de atender a una madre que trae a su hija de otro IES: hacen grupos de repetidores, los profes abandonan las clases, alucino.”, a lo que yo repliqué: “No alucines tanto… Alguna dirección escolar, miedosa y alérgica a la tiza, consigue apoyos del claustro así, permitiendo eso”, y él asintió: “No me tires de la lengua sobre las direcciones escolares, que me cabreo. Tú lo has dicho”.

Toda la literatura especializada entiende como determinante el papel de la dirección escolar para la buena o mala marcha del centro educativo, por consiguiente, cuando las cosas van bien tienen su responsabilidad, pero cuando van mal también, y ahora van muy mal.

Nuestro contexto educativo es bien conocido por el distanciamiento existente entre aquella literatura especializada, la que le da importancia a la dirección; la legislación vigente, que ya se publica con rebajas respecto a lo que debe ser; y la cruda realidad, que alcanza extremos como al que Juanjo Muñoz hace referencia, por un lado, y el que él representa, (y 2), por otro.

Después de muchos años con el tema, de cursos de formación y de lecturas al respecto, las cosas no cambian sustancialmente. Por ello, nos encontramos casi con tantos estilos de dirección escolar como personas hay en el cargo.

La cuestión es: ¿podemos marcar un perfil de dirección escolar ideal?, ¿Cuál sería éste?, ¿en qué aspectos de la dirección debería emplearse más y de qué manera? (en la gestión de recursos materiales y personales, en el liderazgo pedagógico y de equipos, en la transparencia en los asuntos económicos y en los acuerdos adoptados, en el respeto a las competencias de los órganos colegiados del centro, en apostar por la innovación tecnológica y ser consecuente o quedarse tranquilos porque en algunas aulas ya hay tizas de colores, en ponerse al servicio del centro o poner el centro a su servicio y al de sus allegados, en elaborar horarios pensando en el alumnado o hacerlo teniendo en cuenta las circunstancias de los amigos, en ser exigente con la Administración o hacerle el juego a ver si a cambio llega la llamada que nos ofrece una comisión de servicio, en aprovechar la experiencia del personal para mejorar o frenar cualquier innovación en la que se atisbe riesgo para el equilibrio de intereses existente, en esforzarse por una buena coordinación o en abandonar a cada cual a su suerte, etc., etc.)

Lo que alguna dirección escolar sabe que desaprovecha
Desaprovechando

Para diseñar este modelo ideal de dirección escolar nos ayudaría que cuentes las experiencias que tienes, las que vives como docente, como director/a, las que tuviste cuando eras alumnos/a o las que tienes si lo eres ahora, las que leíste, las que conoces de tus contactos en la red, las que sabes que tienen éxito o las que fracasan según los informes internacionales, si crees que debe haber más intervención social o ya hay bastante, etc.

2 enero, 2009

NUEVO PARADIGMA EDUCATIVO

Filed under: Gestiòn escolar,Tesis explicativas — felipemorales @ 8:16 pm
Tags:

Parece evidente que estamos inmersos en un cambio educativo profundo, que conlleva realmente un cambio de paradigma. Como sabemos, los paradigmas no se sustituyen con facilidad, pero el anterior ha quedado ya atrás, de modo que quien no adapte éste a su quehacer diario quedará descolgado definitivamente.

El hecho afecta a la manera de enseñar, pero también a la de aprender, evidentemente. Tal asunto viene motivado, básicamente, por la influencia que en la educación tienen todas las nuevas herramientas tecnológicas que se ponen a nuestra disposición de manera gratuita, y que ha ocasionado cambios sustanciales en el ordenamiento jurídico que condiciona todo el contexto educativo.

Este uso de la tecnología tiene dos campos de acción bien delimitados: la manera como aprendemos y las relaciones que establecemos en la comunidad educativa. En lo que respecta a la primera cuestión, es evidente que la manera de formar al alumnado ha cambiado, que las TICs impregnan el trabajo de todos, educadores y educandos, de modo que ya parece inviable preparar una buena clase sobre cualquier tema y que ésta no cuente con un soporte tecnológico mínimo. Respecto al segundo campo, notamos que las relaciones entre educadores son novedosas, y que la red proporciona cercanía a personas que viven a miles de kilómetros de nosotros, pero de quienes nos sentimos más próximos que de nuestros compañeros de departamento. Con estas personas intercambiamos recursos, actividades, experiencias, herramientas, y mantenemos un contacto fluido prácticamente cada día.

Algo semejante pasa con las comunidades educativas de los centros escolares. Las relaciones son mucho más constantes e intensas, ampliándose más allá de las paredes del centro educativo y sus horarios. Es, como dice Eduard Punset, que el HTML de Internet lo está condicionando todo de tal manera que aspectos que antes eran muy importantes ahora lo son menos, mientras que surgen nuevos elementos que hemos de tener en cuenta, como éste de las nuevas relaciones, o el de las preguntas que Punset platea.



El otro pilar en el que se apoya el nuevo paradigma educativo es el de las emociones. Cualquiera sabe lo determinantes que son a la hora de aprender o, simplemente, para relacionarse con los demás. Tradicionalmente, la enseñanza ha vivido de espaldas a este tema, sin considerarlas, por entender que la escuela sólo tiene que transmitir una serie de conocimientos y comprobar que el alumnado los ha adquirido en algún momento. Sin embargo, todos los estudios recientes demuestran que es imposible tener un mínimo de éxito en el aspecto educativo sin tener en cuenta los aspectos emocionales del alumnado.


Todo ello requiero innovaciones profundas en la organización escolar y en la legislación educativa, pero aquellas deben darse en las cabezas de los actores educativos, con el convencimiento de que son pasos necesarios para reducir el fracaso escolar, que no es sólo muy costoso evitarlo, sino que supone un fracaso vital de incalculables consecuencias negativas.

13 diciembre, 2008

LA EDUCACIÓN COMO SOLUCIÓN RECURRENTE

Filed under: Tesis explicativas — felipemorales @ 5:23 pm
Tags: , ,

Politicos llenos de dudas ante semejante ecuación

Políticos llenos de dudas ante semejante ecuación

El pasado día seis asistí a la charla que el juez D. Emilio Calatayud impartió en Las Palmas de Gran Canaria. Como él advirtió, nada nuevo, la “doctrina Calatayud” es la ya conocida, sólo que los ejemplos son recientes, claro. Escuchándolo se puede concluir que las leyes son adecuadas y no hace falta cambiarlas, sólo tenemos que aplicarlas y que cada cual cumpla con su función.

Unas horas más tarde mataron a Iván Robaina a patadas en una zona de discotecas de Las Palmas. Según los testigos, Iván intentó pacificar un altercado y eso le costó la vida. Los detenidos por el asesinato, como suele pasar con frecuencia en estos casos, son cuatro jóvenes con un relevante historial delictivo detrás. De hecho, uno de ellos estaba en libertad a la espera de juicio por intento de apuñalamiento a otro ciudadano al haberle clavado un destornillador en el pecho, y los cuatro acumulan más de treinta incidencias con las autoridades judiciales y policiales.

Por ello, hemos vuelto a oír de nuevo la necesidad de una buena educación como la única vía que puede evitar con ciertas garantías episodios tan repugnantes como éste. Y ya está: ahí concluye todo la propuesta una vez más.

De los sucesos que tienen lugar en las aulas cuando se intenta educar no vamos a contar nada nuevo, de hecho, cada vez que se decide colocar policías en las puertas de los institutos, las autoridades no hacen sino certificar toda la tensión que se vive dentro y que debe afrontar el profesorado solo, ante unos treinta alumnos/as por clase, algunos de los cuales quieren aprender y demasiados sólo quieren romper cualquier dinámica para provocar su expulsión del centro educativo.

Dos obligaciones importantes se han sumado recientemente a este contexto educativo: los centros se están viendo obligados a asumir funciones que antes no les correspondían, tienen que cubrir todas las deficiencias sociales que el alumnado muestra, y los niveles de exigencia han cambiado considerablemente por la propia evolución del saber como tal y sus aplicaciones.

Así, parece fácil concluir que, relativamente, estamos peor que antes, en el sentido que seguimos sin poder formar a una gran parte de la sociedad, a la que estamos condenando a un fracaso vital absoluto, y porque la diferencia entre los objetivos académicos, educativos, marcados y los alcanzados es aún muy elevada.

Si todo parece que debemos empezar por cumplir y hacer cumplir la ley, ¿cuándo llegará ese día? Se alega que los jóvenes actúan así porque saben que “las leyes son blandas” y no les pasa nada: delinquir es “muy barato”, pero ¿los adultos y lo responsables incumplimos las leyes por el mismo motivo? ¿Quién va a romper este círculo vicioso en el que al parecer nos encontramos? ¿Quiénes son responsables de denunciar y sancionar a los incumplidores? ¿Hasta cuándo se va a seguir con esta mascarada? ¿Cuándo las AMPAS de los centros públicos van a exigir una auténtica enseñanza de calidad, que empiece por ser exigentes con todo su colectivo, en lugar de ceder a la tentación del foco publicitario? ¿Cuándo vamos a asumir que el fracaso escolar es un fracaso vital, como acredita este asesinato, y que hay que evitarlo a toda costa? ¿Por qué no se toma ni una sola decisión que corrija verdaderamente el destino de estos chicos desde que se ve que se tuerce?

En fin… lustros con el mismo tema…

9 diciembre, 2008

LAS COMPETENCIAS BÁSICAS Y LAS NECESARIAS

Filed under: Tesis explicativas — felipemorales @ 12:24 pm
Tags:

Es seguro que a estas alturas de la vida no haya un solo docente europeo que no haya oído hablar de las competencias básicas. Es más, puede que incluso de una definición de ellas más o menos acertada, semejante a la que aparece en la presentación: “Es la forma en que cualquier persona utiliza sus recursos (habilidades, actitudes, conocimientos y experiencias) para actuar de manera activa y responsable en la construcción de su proyecto de vida, tanto personal como social”.

Toda vez que la LOE ya ha entrado en vigor y sus desarrollo normativo afecta a la práctica totalidad de los niveles educativos de las Enseñanzas Medias, me pregunto qué ha cambiado. Yo me aventuro a decir que muy poco: se sigue haciendo lo mismo.

La teoría parece estar clara: normativa, manuales, informes, presentaciones, vídeos, etc.; pero las programaciones que no se copian de las editoriales cambian bien poco, y la dinámica de clase menos aún. Así que aquí tenemos el primer aspecto del debate, en un momento en el que estamos evaluando el primer trimestre del curso en el que la LOE afecta al cuarto curso de ESO. Porque no nos engañemos, las competencias básicas hay que trabajarlas a lo largo de toda la escolarización del alumnado y deben estar adquiridas cuando éste finaliza la enseñanza obligatoria, pero hace bien poco que se ha hablado de ellas con cierta insistencia.

La segunda cuestión a debatir es si hay que cambiar las condiciones del aula para cambiar la didáctica. Teniendo los mismos alumnos, con las mismas carencias, los mismos recursos, el mismo profesorado con una formación semejante, etc., ¿qué hace pensar que las cosas cambian a mejor?

Por último, tenemos bien claro cuales son las ocho competencias básicas que el alumnado debe adquirir al terminar el cuarto curso de la ESO:


1. Competencia en comunicación lingüística.

2. Competencia matemática.

3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico.

4. Tratamiento de la información y competencia digital.

5. Competencia social y ciudadana.

6. Competencia cultural y artística.

7. Competencia para aprender a aprender.

8. Autonomía e iniciativa personal.

Tal y como lo estoy planteando, después de tantos años haciendo las cosas de una manera determinada no es fácil cambiarlas, y no es sencillo acabar con todos los prejuicios que han impregnado el currículum durante tanto tiempo. Y todo ello, a pesar de las insistencias en que una empresa puede emplear una o dos semanas del tiempo de un trabajador en formarle en el uso de determinada herramienta, pero una empresa es incapaz de enseñar a pensar a personas”.

Sabemos que el conocimiento aumenta y fluye a gran velocidad, por canales insospechados hasta hace bien poco, y su aplicación al mundo laboral o educativo hace que esos contextos se vean modificados a diario, de modo que ya se formulan alternativas respecto de las competencias que los ciudadanos deben adquirir.

Éste es el caso de Tony Wagner, profesor de la de Universidad de Harvard, quien que los jóvenes, si quieren tener éxito en esta Era de la comunicación y la información, deben adquirir estas siete competencias:


1. Resolución de problemas y pensamiento crítico.

2. Colaboración en redes y liderazgo en las mismas.

3. Agilidad y adaptabilidad.

4. Iniciativa y espíritu emprendedor.

5. Dominio efectivo del lenguaje oral y escrito.

6. Acceso a la información y análisis de la misma.

7. Curiosidad e imaginación.


5 diciembre, 2008

RESPONSABILIDAD SOCIAL

Filed under: Tesis explicativas — felipemorales @ 1:16 am
Tags:

Galeria de arte

Galería de arte, en la Bitácora de Aníbal de la Torre

En el contexto de la empresa moderna apareció hace ya bastante tiempo el concepto de “responsabilidad social corporativa”. Con él se pretende estimular a las personas para que contribuyan de manera activa y voluntaria en mejorar social, económica y ambientalmente. De esa manera avanzan posiciones en la valoración pública, en la capacidad competitiva y en el valor añadido de dicha entidad.

Evidentemente se les pide a todos los miembros de la organización que actúen más allá del cumplimiento estricto a las leyes que les obligan, puesto que nadie podría considerar que tiene una alta responsabilidad social siendo un enorme incumplidor.

Las organizaciones que actúan conforme a este principio de “responsabilidad social” han diseñado todo un entramado de sistemas, prácticas y estrategias que le facilitan alcanzar, además, elevados niveles de excelencia en su sector, prestando especial atención a las personas, a sus condiciones laborales, al mismo tiempo que a los procesos productivos.

Esta idea impregnaba el ámbito educativo por completo, pero en unos cuantos años la hemos hecho desaparecer, hasta llegar al punto en el que ya no cumplen con la ley. Los responsables de semejante desaguisado somos:

1º.- El profesorado, por mostrar en ocasiones escasa profesionalidad y por no saber exigir lo mínimo para desempeñar su función social con cierta dignidad, cambiándola por el conformismo y el derrotismo.

2º.- Las organizaciones sindicales, plagadas de cargos vitalicios y/o que no quieren pisar el aula que le ha tocado. Así, han firmado todo lo que la administración educativa les ha puesto delante.

3º.- Los responsables políticos de “nuestro primer nivel”, por no saber dejar al margen de la batalla partidista a este sector; y los de tercer nivel, que asumen responsabilidades en las Consejerías sin estar capacitados.

4º.- Los medios de comunicación de masas, que con muy poca responsabilidad has antepuesto su negocio privado al interés general de la ciudadanía.

5º.- Muchos padres y madres, incapaces en innumerables ocasiones de cumplir con el papel que la educación de sus hijos les exige, por las razones que sea, pero que en demasiadas ocasiones se han dedicado a desprestigiar y desautorizar a los docentes, a pesar de su incumplimiento.

5º.- Las instituciones públicas y sus responsables, a quienes nunca les ha preocupado este tema y, por tanto, jamás han hecho el más mínimo esfuerzo por coordinar recursos y planes para educar con sentido.

Posiblemente haya algún otro responsable, pero espero que aparezca en los comentarios respecto al análisis hecho y a cómo debemos actuar para restablecer la “responsabilidad social corporativa”.

30 noviembre, 2008

LA DESCOORDINACIÓN COMO PRINCIPIO IRRENUNCIABLE

Filed under: Gestiòn escolar — felipemorales @ 12:08 am
Tags:

Si hay una constante invariable en el contexto educativo, ésta es la descoordinación. Empieza en el seno mismo de la propia Administración, carente de proyecto desde hace muchísimos años y en la que los cargos de responsabilidad se asignan por cuestiones ajenas a lo que la educación demanda; además, no se coordinan, de modo que no es casual ver como un departamento inicia una andadura que choca con los planteamientos del otro. Por ello, los proyectos formativos se ven abandonados cuando no son tenidos en cuenta por el departamento de personal, por poner un ejemplo.

La misma descoordinación, o más agudizada aún, se da entre la Administración y la Inspección Educativa y los centros educativos. Inmersos en papeles poco eficaces y carentes de compromiso social y de conciencia, indigna ver como hay centros que, por ejemplo, procuran ser respetuosos con las órdenes de evaluación y los que no las han aplicado en su totalidad jamás. Por ello, resulta que hay alumnos de la enseñanza pública por los que sus profesores se preocupan y otros que apenas son tenidos en cuenta, todo depende de la suerte que tengan con el centro que se le asigna. Todo ello evidencia que la Inspección no controla los procesos, no visita los centros, no se asegura el cumplimiento de la normativa vigente, etc.

Como el modelo está contaminado de principio a fin, la descoordinación no termina ahí, sino que se hace evidente dentro de los centros educativos. No hay coordinación para los niveles educativos, ni en los equipos educativos, y ni siquiera en los departamentos. Todo ello aumenta de manera exponencial cuando los equipos directivos carecen de iniciativas pedagógicas u organizativas y sólo les preocupa tener al profesorado más o menos contento, incluso permitiéndoles no cumplir rigurosamente su horario laboral.

Todo esto se traduce en que, dígase lo que se diga, cada cual en su aula hará, prácticamente, lo que le venga en gana; pondrá las notas según su criterio y procurará salvar la papeleta como pueda: regalando notables y sobresalientes a destajo para que el alumnado no proteste, igual que los equipos directivos regalan horas para que el profesorado no proteste.

Y a todo esto, profesores que compran a sus “alumnos” con esas buenas notas han pasado, sin dificultad alguna, los controles exigidos por el plan “de calidad” en el que su centro se encuentra participando. Y el director obtiene una evaluación positiva para renovar en el cargo unos cuantos años más, a pesar de lo dicho.

¿Qué hacemos ante este panorama? ¿Cómo solucionamos que el sistema público deje de oler tan mal? ¿Cuándo va a llegar el día en el que cada cual cumpla con sus obligaciones, sabiendo que todo equipo de trabajo tiene cierta jerarquía en la que los de arriba cobran por hacer cumplir las obligaciones a los de abajo? ¿Para cuando un proyecto educativo, general, serio y coordinado, que evite tanto fracaso vital? ¿Hasta cuando vamos a seguir creyendo en las palabras huecas de quienes nos aseguran cada cuatro años que tienen a la educación entre sus prioridades?

23 noviembre, 2008

EL CHASCO DE LA INNOVACIÓN

Filed under: Tesis explicativas — felipemorales @ 12:32 am
Tags:

Las nuevas tecnologías se han convertido en una de las grandes esperanzas para las poblaciones menos favorecidas, en todos los aspectos, pero sobre todo en el educativo. En un contexto menos desfavorecido, como es el nuestro, la innovación educativa como consecuencia del uso de las TICs está siendo uno de los mayores fiascos de los últimos años.

Con bastante frecuencia nos encontramos a compañeros de las redes sociales quejándose de lo mal que funcionan los equipos informáticos en los centros educativos, mientras los responsables no paran de ponerse medallas ni de vender humo. Es éste uno de los primeros problemas a resolver, si se quiere que, de verdad, se sea innovador haciendo uso de estas herramientas. Mientras se siga en esta dinámica sólo se conseguirán dos cosas: frustrar a quienes lo intentamos y dar la razón a los de la pedagogía más rancia.

Esta caducada actitud se ve reforzada desde todos los ámbitos posibles. Mencionaré algunos:

1º.- La innovación educativa usando las TICs no está potenciada, sino castigada con más trabajo. Es un asunto de cada cual, voluntario, y si queremos hacerlo debemos sacar el tiempo del que nos quede después de cumplir con nuestro trabajo. Es más, en muchos centros educativos se premia el silencio colaborador y no la innovación pedagógica.

2º.- Los departamentos didácticos y los equipos educativos han estado formados, casi siempre, por individuos con poca relación laboral, con escaso intercambio de experiencias, de materiales, etc. Tal es así, que las redes sociales facilitan mejor ese intercambio entre “desconocidos” que el que pueda existir entre “compañeros”. Por todo ello, la situación no está madura para llevar a cabo una innovación pedagógica seria en los centros educativos.

3º.- Los Equipos Directivos de los centros educativos que conozco andan perdidos con este tema. En primer lugar, porque les falta proyecto, no tienen criterio y toman decisiones sobre asuntos que desconocen: son los menos innovadores. Son blandos con la Administración Educativa, a la que no le exigen soluciones para los problemas planteados y permiten que los políticos que se han responsabilizado de la educación trasladen a los centros mayores niveles de exigencia, al mismo tiempo que nos desprestigian en cada aparición pública.

4º.- La Administración Educativa da a entender que tiene otros objetivos bastante alejados de la innovación educativa, más próximos a los negocios privados que a la educación como derecho fundamental y como necesidad vital. Por ello, mantiene esta política nefasta respecto al material, a su mantenimiento, o a la política de gratuidad de libros de texto; en lugar de dar un paso valiente y abandonar ya el libro de texto, que no hace sino reforzar una de las pedagogías menos innovadoras que existen, además de la de seguir dictando apuntes en clase.

¿Qué hacemos ante este panorama? ¿Abandonamos? ¿Cómo se consigue reanimar a los claustros para que debatan actuaciones educativas serias? ¿Cuándo llegará el día en el que los Equipos Directivos antepondrán los intereses del alumnado? ¿Alguna vez encontraremos autoridades educativas que actúen con conocimiento de causa?

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.